Más de cien miembros del Parlamento Europeo y doscientas asociaciones de los sectores cultural y creativo, incluyendo a DAMA, ya la han firmado.

Carta abierta a la Comisión Europea y a los Estados miembros, solicitud de apoyo a los sectores cultural y creativo, especialmente a los creadores culturales, afectados por la crisis relacionada con el COVID-19

El Sector Cultural y Creativo (SCC) en toda Europa se ven duramente afectados por la pandemia del COVID-19. Los acontecimientos y espectáculos en directo tuvieron que cancelarse, mientras que la mayoría de los centros culturales se vieron obligados a cerrar sus puertas. Los creadores culturales se ven gravemente afectados por la interrupción de las oportunidades para sus exposiciones y exhibiciones. En sectores caracterizados por el trabajo autónomo, la contratación de trabajadores autónomos y la flexibilidad laboral, combinados con un acceso limitado o nulo a las prestaciones sociales, la pérdida de ingresos supone una amenaza directa e inmediata para la existencia de autores, artistas intérpretes o ejecutantes y todos los operadores culturales, muchos de los cuales ya se encontraban en dificultades mucho antes de la actual emergencia.

En tiempos de crisis, la cultura es más importante que nunca. Con millones de ciudadanos confinados en sus hogares, son la música, las películas, los libros y los espectáculos en línea lo que representan una fuente de consuelo y esperanza. Son un factor esencial del bienestar psicológico y desempeñan un papel clave en el refuerzo del sentimiento de comunidad y de la integración de nuestra sociedad. Sin una acción inmediata, las consecuencias negativas de esta crisis afectarán mucho más que nuestra economía. Quizá no seamos capaces de recuperarnos de esta «perturbación de la cultura» durante muchos años, perdiendo gran parte de la riqueza y diversidad de la escena cultural europea.

Es nuestra responsabilidad proteger y apoyar al ecosistema cultural y a los creadores en toda Europa para que puedan seguir creando cultura, en estos tiempos difíciles y en el futuro.

Instamos a la Comisión Europea y a los Estados miembros a que actúen de inmediato de manera coordinada y hagan todo lo posible por mitigar las consecuencias negativas de la crisis del COVID-19 en el Sector Cultural y Creativo, en particular los creadores independientes, así como las pequeñas y medianas empresas y asociaciones. Es necesario adoptar medidas proactivas, a gran escala e integradas en todos los ámbitos políticos para lograr un impacto fuerte y sostenido, tanto a corto como a largo plazo.

A corto plazo, pedimos las siguientes iniciativas inmediatas y no burocráticas:
  • Ofrecer ayuda financiera al Sector Cultural y Creativo y todo el ecosistema cultural, también a través de la Iniciativa de Respuesta de Inversión sobre el Corona, proporcionalmente al tamaño de los sectores de la cultura y la creación en nuestra economía.
  • Garantizar el acceso al desempleo y otras prestaciones sociales a todos los profesionales de la cultura, con especial atención a los profesionales autónomos, y otras personas en formas atípicas de trabajo, incluidos los creadores procedentes de minorías culturales, y concederles una indemnización por la supresión de los ingresos.
  • Proporcionar ayuda de emergencia a los profesionales de la cultura, especialmente los independientes, así como a las pequeñas y medianas empresas culturales, por ejemplo en forma de reducciones de impuestos, préstamos, (micro) créditos, compensación por pérdidas y costes no recuperables.
  • Aplicar medidas fiscales para aliviar la presión sobre el Sector Cultural y Creativo y estimular la recuperación en el consumo de servicios culturales.
Una vez finalizada la crisis relacionada con el COVID-19, la UE debe:
  • Crear un paquete de estímulo para los creadores culturales en toda Europa que cuente con la financiación adecuada para abordar los efectos a largo plazo en el sector de la cultura y la creación. Este paquete también debería incluir la facilitación legal de la movilidad de los artistas y sus obras, por ejemplo en relación con la fiscalidad y la normativa sobre visados.
  • Proteger a los sectores culturales de futuras crisis, en particular reforzando su dimensión social y adaptando las normas sobre seguridad social y derechos laborales, teniendo en cuenta la diversidad de la mano de obra de los sectores culturales y creativos.
  • Aumentar la financiación pública de las artes y la cultura, garantizando al mismo tiempo su acceso a otras fuentes de financiación, por ejemplo reforzando la disponibilidad de los Mecanismos de Garantías para el SCC.

El Marco Financiero Plurianual (MFP) también representa un importante instrumento para apoyar y revitalizar el sector de la cultura y la creación. Pedimos una rápida adopción de un MFP ambicioso, que invierta más en las artes y la cultura a través de la rúbrica Cohesión y Valores.

La cultura está construyendo la resiliencia de nuestras sociedades en tiempos difíciles y sin precedentes. ¿podremos proteger el Sector Cultural y Creativo y sus creadores del devastador impacto económico y social de esta crisis?